martes, 15 de septiembre de 2009

El calendario nos deja
cincelar en su lomo la marca
de nuestra ganadería.
En rojo fuego.
No rechista.

Como niños dichosos y engreídos
lo marcamos.

Luego, sin nosotros saberlo,
vendrá la embestida,
la revancha,
nuestra dicha muerta en el ruedo,
cuando le toque
marcar en nuestro lomo
su rojo fuego.

2 comentarios:

Blogger Angel ha dicho...

ufff, los relojes y calendarios y estar marcados por el tiempo, y el stress y lo que conlleva, madre mia.

marcados a fuego como toros.

saludos mis-herias

angel. voltios.

15 de septiembre de 2009, 14:47  
Blogger APLEITE ha dicho...

Me gusta car....

30 de septiembre de 2009, 8:59  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal