jueves, 17 de septiembre de 2009

Lo cierto es que aquí llueve.

Allí también llovía.

Después de la lluvia, vino el apagón.

Nos quedamos a oscuras.

El encendido de luces llegaría años más tarde,

con bombillas de bajo consumo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal