martes, 17 de junio de 2008

Veinticuatro más uno

Me levanté esta mañana con un día más que ayer
y de pronto ví en mi móvil cuatro, cinco o seis mensajes,
que decían, sin ambages, que tenía un año más.

Me fuí corriendo al espejo, ¿tendré más patas de gallo?,
porque de golpe y porrazo tengo un año más que ayer,
y creo que esto no es normal, o al menos, nunca me pasa.

Vaya susto que me dí pensando si era mi cara,
esa que desde el espejo, me miraba así tan mal.

Ha pasado medio día y creo que todo está igual,
aunque todo el mundo quiere, que en vez de sólo un día,
hoy me caiga un año de más.


Muchas gracias a todos los que os habéis acordado de que hoy soy un día mayor que ayer; muchas gracias a los que os acordaréis de aquí a que termine el día; muchas gracias a los que, más olvidadizos, no os acordáreis hasta mañana, pasado o incluso al otro; muchas gracias a los que se acordaron ayer; muchas gracias a los que se acordarán cuando cumplan un día más. Gracias, en fin, a todos los que formáis parte de mi vida, os acordéis o no de que hoy tengo un día más que ayer.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal