miércoles, 21 de enero de 2009

Amarillas

Supongo que era igual, o parecido,
a la sala de espera de cualquier doctor,
sin embargo, tenían sus paredes
un sucio color amarillo de pena, tristeza y dolor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal