miércoles, 19 de noviembre de 2008

La crisis de Amanda

Nos acostamos. No, no hicimos el amor, pero cuando terminamos sentí la misma sensación de plenitud que si lo hubiera hecho. Tampoco nos tocamos. Hablamos, sólo hablamos. Siempre fue nuestra mejor medicina. Al menos la mía. Perdona si te hice daño. Ya me curé las heridas. Sellé con lágrimas la promesa de hacerlo todo mejor. Gracias Amanda.

{ Gracias Sofía }

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal