lunes, 13 de octubre de 2008

Hay besos... y besos.

Todo estaba en silencio. De repente, en el asiento de delante empecé a escucharlos. "¡Oh, dios mío", me dije, "que se duerman o que me duerma yo antes!". Eran como los besos de las abuelas, sonoros y repetidos. No paraban. Me concentré en el libro, pero nada, no conseguía seguirle el hilo con tanto besuqueo. Cerré los ojos y procuré dormir. Se metieron en mis sueños, se multiplicaron por el autobús y no pude sacarlos de allí hasta el día siguiente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal