miércoles, 17 de septiembre de 2008

El tam-tam de la mañana

Si me pierdo en el tam-tam de la mañana,
buscaré el tam-tam de las manos de Amanda
que tienen el mismo ritmo que las mías.
Si logro volver al ritmo y esta vez Sofia se pierde,
le diré en voz baja que busque el ritmo del dum-dum.
¿Y si me pierdo y Amanda no consigue encontrarme?
¿Qué hará Sofia cuando no escuche el dum-dum?
¿Será esto una moribagüasa?
Quizá sí... quizá no.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal