jueves, 26 de marzo de 2009

Fuego



No te sorprendas,
no me grites,
no te enfades
si algún día descubres que te engaño,
que me enamoro de los ojos de cualquiera
con un encendedor en la mirada.

No te sorprendas,
no me grites,
no te enfades
si algún día descubres
que sólo tus ojos encendieron la llama
del cigarro que aún cuelga de mi boca.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal