lunes, 9 de marzo de 2009

Lluvia

Llovió mucho en el camino de vuelta a casa. No me pareció bien que la lluvia se derramara por todo el autobús, así que abrí la bolsa de la fruta para recoger hasta la última gota. Seguro que aguantaría el viaje completo.

Al llegar a mi parada busqué alguna papelera donde vaciar la bolsa, no quería mancharle el coche, pero no encontré nada. Me subí a su coche, lo besé y, al hacerlo, la bolsa se me escurrió entre las manos y no pude salvar el contenido.

Lo limpiamos todo. Él puso mucho empeño en que el coche quedara seco y no hubiera ninguna marca de lluvia en los asientos. Yo me alegré de no haberlo derramado todo en el autobús.

2 comentarios:

Blogger APLEITE ha dicho...

día de la comunicación de plazas oposi?

27 de abril de 2009, 16:01  
Blogger common_drosophila_common ha dicho...

no! supongo que fue una tormenta con granizos y crisis de identidad... la vida, que a veces, te pone triste :S

28 de abril de 2009, 15:00  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal