viernes, 13 de marzo de 2009

Psicología inversa

Se sentó en el diván y comenzó a soltarlo todo: el martini que se tomó para olvidarlo, el que bebió después para recordarlo y todos los que siguieron para sentirse borracha y sola. Cuando terminó, la profunda voz de su psicólogo dijo: "Tendrás que recogerlo todo. La señora de la limpieza no viene hoy y no puedo dejar la consulta así".

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal