lunes, 2 de noviembre de 2009

Y tú crees que llevo chubasquero

Que puede llover toda la noche,
pues no voy a mojarme. No sabes
que siempre voy desnuda y tengo miedo
de todas las tormentas.

Mi chubasquero es como aquel traje
del emperador del cuento, con una
sutil diferencia, si miro el espejo
sólo veo mi piel.

4 comentarios:

Blogger Javier Pascual ha dicho...

y lo importante que es verse la piel, que el agua resbale y esté siempre limpia.

5 de noviembre de 2009, 14:58  
Blogger mis-herías ha dicho...

Pero a veces el agua es tan, tan fría, que sin querer echas de menos un abrigo.

6 de noviembre de 2009, 10:48  
Blogger Angus ha dicho...

Un poema cristalino y duro, como el agua de la lluvia.

13 de noviembre de 2009, 16:47  
Blogger mis-herías ha dicho...

Y como el agua de los charcos que rebosan ;).

14 de noviembre de 2009, 22:28  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal