viernes, 7 de enero de 2011

Descuelgo el teléfono,
me pregunta por algo del coche,
que se ha averiado...
algo de una rueda.

Recuerdo
entonces
quién es el
p
a
d
r
e.

Me toca, es mi turno. Le explico lo de las ruedas, lo del teléfono que tiene que marcar, lo de que no pasa nada, lo de que no tiene que preocuparse, lo de que las ruedas se pinchan, lo de que se cambian en el taller,...

El padre soy yo
y entiendo de mecánica.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal