sábado, 3 de diciembre de 2011

Hoy bautizamos a la criatura.
Tú la mecías entre tus manos, suave,
como si con ellas pudieses parar los golpes.

La llamamos amor, esperanza, futuro, alegría.
Lo celebramos con los nuestros.
Brindamos con vino. Olvidamos las olas del mar,
las ballenas que varan en la orilla,
la crisis, el paro, la prima de riesgo.

Olvidamos
y miramos al frente.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal