lunes, 7 de diciembre de 2009

Junto al muro de las lamentaciones
los niños juegan a la peonza.

Cada uno la baila a su manera:
se golpean, se cruzan, se entrechocan,

y vuelven mareadas
a las manos inocentes de sus dueños.

1 comentarios:

Blogger Voltios ha dicho...

que buennnnnnnnnnnnooooooooo, los dos versos finales son la leche.

8 de diciembre de 2009, 11:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal