miércoles, 27 de enero de 2010

En el búnker
no se apaga la luz,
ni cae una noche
con estrellas fugaces,

un comandante ario
nos envía consignas
por correo electrónico:

"¡qué no pare la máquina!,
¡estamos rodeados
de crueles enemigos!".

En el búnker
crecen plantas carnívoras
a la luz
de un fuerte fluorescente.

5 comentarios:

Blogger APLEITE ha dicho...

jajaja, pronto ves la realidad del bunque.

esta es fácil

27 de enero de 2010, 9:51  
Blogger ana sáenz ha dicho...

todo se torna gris y espeso cuando la inquietud acecha

un abrazo

27 de enero de 2010, 11:18  
Blogger Jose Zúñiga ha dicho...

Habrá que dar de comer a esas plantas...

27 de enero de 2010, 14:22  
Blogger mis-herías ha dicho...

apleite: lo real es lo que tiene, que en cuanto de quitas las gafas, lo tienes delante :(

ana: quizá todo se torne gris y espero cuando es la quietud lo que acecha, quién sabe

josé: casi prefiero que las plantas sigan dieta estricta

Salu2 a los 3

27 de enero de 2010, 20:43  
Blogger Voltios ha dicho...

yo estoy contigo, nada de dieta, a pan y agua, que se jodan.

28 de enero de 2010, 23:51  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal