miércoles, 2 de febrero de 2011

Llamaron a la puerta el Aquí y el Ahora
y nos entretuvimos con las ensoñaciones,
con los pájaros grises que adornaban el cielo.

Pasados dos minutos, tiramos de la hoja
y les gritamos ¡entren! ¡entren deprisa, corran!,
pero se habían marchado.

Comenzaron las lluvias, trajo viento el otoño,
seguimos esperando al Aquí y al Ahora,
quietos, agazapados destrás de la mirilla.

Las hojas dieron paso al hielo de un invierno,
esperando quedamos, esperando seguimos.

1 comentarios:

Anonymous San ha dicho...

trabajo???

2 de febrero de 2011, 16:05  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal