lunes, 30 de junio de 2008

Pimpinela

Me planteo seriamente

componer para los dos una canción,

una letrilla estilo dúo Pimpinela.

¡Imposible!,

otra vez nubes en el corazón,

así va a salir la canción triste y fea.

Ahora que no me oye Esther,

te confieso que me entraron celos,

"madre mía", pensé, "esta me roba a David"

... y hasta tuve miedo.

Mis prejuicios,

que siempre viajan conmigo en el bolso,

me chillaban "¡¡esta niña mona a tí no te traga!!"

y mira, aquí estoy en el tren,

escribiendo una carta de amor para dos

y sacando del bolso lo que me sobraba.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal