miércoles, 14 de abril de 2010

Atraviesa, Groenlandia,
el quicio de la puerta.

Nosotros la miramos
con las gafas de sol
y el bañador mojado,
pegados, sin movernos,
a la pared del pasillo.

Procura no acercarte,
no se puede besar
con los labios morados.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal